10/17/2006

Personalidad Personalizada: "Jet, Shine On"

Viendo una fotografía de Santiago (Paseo Ahumada) a las 6 de la tarde de un día laboral es difícil imaginar que alguna de todas esas gotas en mares de gente puedan dar lugar a la "Personalidad". Pero gracias a una de las ultimas revoluciones en comunicación hoy podemos decir que todos podemos expresar nuestra personalidad y... ¡la personalidad hoy esta al alcance de casi todos! ¿Dónde? En el celular. Eso al menos me han dicho. Escuche a un vendedor: "Bueno, el modelo y el diseño que quiera depende de USTED".

Al parecer hay celulares que van más con la personalidad de uno. Inclusive fue el usuario y no el mercado quien lanzó la primera piedra, por ejemplo, agregándole stikers al celular para diferenciarlo de la manada de otros "mobiles". Las compañías notaron que el mercado necesitaba sentir, al menos de forma ficticia, que existia un producto pensado para cada "personalidad" y que uno como usuario seguía manteniendo su personalidad más allá de uniformarse con la nueva tecnología.

Así como las Barbies se fueron reinventando para que una niña clase media occidental tuviera al menos hasta su adolescencia incentivos para seguir exigiendo Barbies, la telefonía celular comenzó a diversificar el producto. Barbie tenista, Barbie ama de casa, Barbie negra, blanca, de fiesta, lisiada, secretaria, peinada, despeinada, de safari, etarra, hippie, surfista, anoréxica, satánica y no se cuantas allá, de igual forma: hoy, casi no hay un celular igual a otro.
Lo cierto es que es casi imposible escapar de la fuerza centrifuga del mercado. Pero ya no existirá el problema de verme masificado, porque soy la masa, pero tengo personalidad, y la muestra es mi teléfono celular.

Lógicamente los modelos también ponen líneas divisorias entre aquel que saca fotos, se comunica, envía texto, guarda datos, descarga su agenda de la laptop y tiene radio, mp3 y demás cosas, con aquel que tiene un pobre y vulgar celular miserable. En pocas palabras el vendedor debería decir: ¿usted tiene una personalidad de noventa mil pesos o esta pensando en una personalidad de 4.700 pesos, personalidad económica?

Pero más allá de las fundas, más deportivas, más Paris Hilton, más camufladas, más cibernéticas, más de etiqueta o de los colores intercambiables, o de los stickers que reflejan nuestra personalidad (gama que va desde Kitty hasta alguna cosa que llegó directamente en un paquete de papas fritas) ¡Hoy existen los ringtones!

¿Quieren más personalidad que eso? ¡Somos libres! tal y como rezaba algún comercial. Podemos expresar lo que somos a través de un Ringtone -para aquellos que se preguntan que quieren una definición definitiva de "ringtone": Rington: "Es lo que suena hoy de manera más sofisticada que aquel ring ring que nos acompaño por casi un siglo de la historia humana."

Y lo mejor: mi personalidad puede variar entre miles de ringtones. Hasta comunican información importante, porque a decir verdad, yo no me haría muy amigo de alguien quien tenga un ringtone inadecuado o que no este acorde a mi personalidad. Todavía no se ha escrito una historia donde al final los protagonistas se dan cuentan que son almas gemelas porque los ringtones de sus celulares suenan al mismo tiempo y con la misma melodia, pero eso es solo cuestion de tiempo.

Te parecerá una estupidez: pero es el último reducto de la personalidad, quizás la mínima expresión, mi ringtone es a mi, lo que su baculo era a Abraham o a Moises o lo que la raqueta o la palta Hass es a Fernando González.

El ringtone ajeno nos puede causar gracia, ternura, emoción, descubrir compatibilidad, etc. Hablan de la personalidad de su dueño. Por suerte esta célula celular de la personalidad humana gana día a día en diversidad, y lo diverso es personal. Pero hasta aquí no he dicho nada muy relevante. Hoy nadie necesita forjarse una personalidad a base de dolores, pasiones, elecciones, errores, aciertos, tenacidad, temple, oficio, etc. ¡Hoy puedes bajarte tu personalidad de algún sitio de Internet! y eso no tiene precio. Sobre todo si tienes deseos de dejar en claro que tienes una personalidad determinada, única. Algún día se dejará de formular la pregunta: ¿de quién es este celular? para dar paso a ¿quien dejó su personalidad sobre esta mesa? o lo que es mejor ¿Tú eres de este celular?

Disculpen, pero tengo una llamada de alguien que colocó un sorprendente sonido de "teléfono (el antiguo ring-ring) antiguo" en mi celular a modo de ringtone. !Qué original! suena como antes...ring, ring ... ring.

¿Cual es tu ringtone? y también los que fueron tus ringtones...¿El de Psycho?, ¿El refrescante? ¿El de Bosque? ¿Algún tema de la Oreja de Van Gogh o quizá de Greenday? ¿El clásico Survivor o Iron Maiden? ¿O... algo más personalizado y original? Y a todo esto ¿Cual es tu modelo personalizado de cell-phone y... ¿por que? Moje el teclado a continuación.


Los Culpables de Todo martes 17 Octubre
-Foo Fighters “Everlong”-Los Pettinellis “Hombre muerto en el ring”-The Ramones “Sheena is a punk rocker”-Green Day “American Idiot”-Gustavo Cerati “La excepción”

-The Vines “Don’t listen to the radio”-Ex “Sacar la basura”-The Strokes “12:51”-Queen “Under pressure”-The Killers “When you were young”-

Bon Jovi “Wanted dead or alive” -Panic Channel “Why cry”-T-Rex “20th century boy”-Weichafe “Me voy a encerrar”-Nine Inch Nails “Closer”

-Jet “Are you gonna be my girl”-Jet “come on come on”-Jet ““Holiday”-Arctic Monkeys “I bet you look good on the dancefloor”-The Datsuns “Girl’s best friend”

200 comments:

guayec said...

Nunca he pescado mucho los celulares. Tengo un Nokia antiguo, de esos tipo ladrillo, porque me lo regalaron, nada más.
Mi ringtone es la tradicional Badinerie de Bach, que a veces cambio por la Fuga. De cualquier forma, suena horrendo.
Si eso me resume, debo ser alguien estándar, poco atractivo pero enormemente eficiente, abrumadoramente duradero y con un reducido acervo musical.
No está muy lejos de la verdad.

Salu2.

PD: La Barbie etarra, notable.

PD2: No a MANÁ en la R&P.

PD:

outsider said...

Mmm, descargar la personalidad sí tiene precio, $1300 en la página de la rock&pop (de donde he bajado dos ringtones... bueno, uno, porque nunca me resultó abrir el archivo de "City of Blinding Lights" de U2).

En el que ha sido mi celular he desembolsado dinero en los ringtones de las bandas que son de mi agrado (y que los servicios de web han querido subir), el último ringtone que bajé fue "Take Me Out" de Franz Ferdinand, pero hace mucho ya que no está funcionando en mi celular. Ahora se puede personalizar más el teléfono a través del método de las grabaciones, ya sea grabando en tu celular tu canción favorita (auque no suena de buena calidad) o si no grabas la voz de alguien diciendote "Contesta, Wn" (como era el caso de una compañera, y que para quienes escuchabamos el particular "ring" sonaba bastatnte original, por decirlo menos).

Lo de los sticker en el celular, era notable, mi antiguo celular lo tenía repleto de stickers, no había espacio libre prácticamente, eso paliaba la carencia de una carcasa.

Saludos Alfredo, quien esté en los controles, y gente Culpable Frecuente.

simonmazzet said...
This comment has been removed by a blog administrator.
simonmazzet said...
This comment has been removed by a blog administrator.
simonmazzet said...

La verdad que no me gustan los celulares con tanta cosa encima, es decir con cámara fotográfica, grabadora o para escuchar mp3, prefiero algo simple, no se si seré parte de algún estereotipo dentro de las categorías de venta, No soy Target en ese caso. Ringtone, tengo uno de System of a Down,"HYPNOTIZE".

Me carga jugar con los sonidos del celular, lo encuentro lo más odioso.

paolita said...

alfredo..bakan tu especial de rage anoche me entere de varias cosas que no sabia...saludos

maite said...

creo que he tenido como 4 celulares en mi vida y siempre han sido el mas conveniente en el momento (barato) y los he cambiado solo cuando han dejado de funcionar o me lo han robado...
el que tengo ahora lo compre aca en NZ es un nokia 2100 cero gracia y el ringtone es el tema principal de amelie... que a punta de sudor y cabezeo lo hice en el compositor... porque a todo esto mi celu no tiene la opcion de bajar ringtones...
pero creo que el unico diferente fue 2 celulares (o personalidades) atras cuando tenia un pequeño motorola con carcaza de los simpson y con el ringtone idem :)
saludos a todos!

elyakan said...

WaaaaSSShhhhh.....
YO tengo como rintong de mi cel "the number of the beast" jajaja de Iron Maiden, no exite hasa ahora, mejor rintong para mi cel, no es ke yo se una bestia, pero cuandno me trasnformo...jajaja, que buen tema por que ahi kienes alucinan enchulando su cel, en fin ahi para todo con todo.

Don Alfred, cuando salen los ACCEPT, JUDAS, WarCry, Avalanch, rajese con algo pue...

Sir Mauro said...

Mira...... mi celular es una mierdano tiene polifonicos, bluetooth, internet ni nada de eso lo unico que tiene es $$$dinero$$$ con eso cumple su principal función...


PD: ayer estuvieron bien buenos los posteos.. lastima que los escuche solamente por la radio...

Sir Mauro said...

hablando de los RAGE.... lo unico bueno de mi celular es el ring (monofonico) GUERRILLA RADIO.

NIGHT said...

uuu e tenido como 4 celulares y espero pronto comprarme uno con reproductor mp3 =D

Mi ringtones actual es de nirvana, pero e tenido caletas, uno de the door me gustaba mucho =D



Saludos

exelente programa =D

Angela said...

HOLA COMUNIDAD CULPABLE!!!

Qué buen tema el posteo de hoy...hace tiempo me había fijado en eso de la "importancia" del ringtone del celular...y ahora más que nunca al ver (y oír) a mis alumnos discutiendo sobre cuál tiene el ringtone "más bakán"...

y el que más me llamó la atención es un sonido (q no se de dónde lo sacaron) que SÓLO PUEDEN OÍRLO PERSONAS MENORES DE 25 AÑOS ...WOW!!!...tiene q ver con la pérdida de la audición a medida q pasan los años y blablabla... Y lo mejor de todo es que yo lo escuché y los cabros juran q tengo menos de 25! JAJAJA

Angela said...

ah!...se me había olvidado... yo tengo un ringtone de System of a Down monofónico...y la cabeza de Jack Skeleton colgando del celular ...

bigfish said...

tengo de tono un mp3 de faith no more - epic

outsider said...

Hay mucha gente que hasta el día de hoy busca en un celular la función para llamar y recibir llamadas (a lo más enviar y recibir mensajes de textos)...

No es mi caso, el año pasado pude optar a uno con cámara "para poder retratar si veo a un elefante volando algún día" (una hipérbole, señores, es para tener la oportunidad de fotografiar algo importante y que haya sucedido de sorpresa y que merece ser inmortalizado, no es que yo ande por la vida en busca de un elefante volador). Aun así, la calidad de esa foto no es igual a la de una cámara, por eso no se puede hablar de reemplazos.

Valentina said...

Hola frecuentes con culpa!!
aqui vuelvo
sintiendome culpable
por faltar tanto a este blog
jajaja

Y bueno
Mi celular...
Pesa mas que un ladrillo, es mas inutil que un tetrix, funciona cuando no lo necesito, pero no puedo salir sin el.
Rei con este chorizo, porque si, mi celular esta personalizado con dos stiker, un Homero Simpson y otro de un gato morado que vienen directamente de un paquete de ramitas, bastante chulo, pero si los despego, nunca podre sacar los restos del pegamento 100% toxico de estas chucherias.
Y cuento con dos Ringtones uno es Ging Under de Evanescence (y eso que no me gusta mucho la banda y tampoco el tema) y el otro es Esperanza de Lucybell que era el unico ringtone de Lucybell en el mercado que sonaba parecido a la cancion.

K-tron said...

Hola Culpables!!!

simonmazzet said...

Una vez baje un ringtone de la página de rock & pop, me cobraron pero nunca me llegó.

gonzalo311 said...

.
..
...

no mi. cel es un nokia monofonico, aparte que nunca se me pierde ni se rompe, como las llaves o carnet, nunca se me pierde nada y por el hecho de que el celu no sufre siniestro, pak voy a tener otro? pa pozear?
na...
cuando se rompa me compro uno solido, tal vez con el ringtone de weezer, foo fighters o la paris...
...
..
.

TANASTYLE said...

Mi celular es un clasico Nokia, mas bien del tipo ladrillo con pantalla azul...lo tengo porque es cuero de shansho y aperrao. tiene una carcaza que la compre en el persa del bio bio, en la que sale a full jesucristo, y en el corazon le tengo pegado un sticker que me salio en las papas fritas que dice JI JI!!
No me habia dado cuenta de lo que tu planteas sobre estos aparatos, pero es muy cierto y toma sentido mientras escribo y observo mi cel.
Creo que mi Nokia arkaiko es como yo, con mil machukones y caidas pero funcionando como reloj.. apesar de todo, sin grandes pretenciones mas ke ser. Y la carcaza de Jesucristo no es un por un asunto cristiano, podria haber sido budah ,Krishna u otra deidad, pero tiene q ver mas bien con el personaje q manda arriba y el rollo q pasa aca abajo...una cosa de cuestionamiento, de reflexion...y el sticker...por un asunto de saber cagarse de la risa de todo de una manera conciente, o mas bien inteligente.
Saludos para ti Alfredito y mandate otra partuza Glam rock,fui a la de Valpo y no a la de Santiasko!!!

simonmazzet said...

Ya cambie de telefono y la verdad me da lo mismo, la radio ha cambiado.

outsider said...

el castigo de Labbé ya llegó a lo ridículo... los expulsó a todos y no piensa retractarse... ¿rememorando viejos tiempos, tal ves?

gonzalo311 said...

.
..
...
everlong es mi tema favorito, seria el medio ringtone...
...
..
.

gonzalo311 said...

si yo creo que todavia el socio cree que estamos en regimen militar... si incluso tenia a su hijo en un instituto premilitar.
era mi compañero.

SR.SPOCK said...

MMMMM.....ME SIENTO MISERABLE AL MOMENTO DE LEER ESTE COMENTARIO Y QUE JUSTO SUENE MI POBRE Y MISERABLE SIEMENS M 46 (PARA ALGUNOS UNA RELIQUIA)EL CUAL EN SU MOMENTO, TENER PANTALLA AZUL Y NO UNA ORDINARIES COLOR VERDE ,ERA LA RAJA.EL POBRE AHORA YA NI VIBRA CON LAS LLAMADAS ...¿QUERRA DECIRME QUE YA NADIE PUEDE SORPRENDERME CON SU LLAMADO?DEVO ADMITIR QUE SUCUMBI A LA ORDINARIES DE COMPRARLE UNA CARCASA DE COLOR PARA "ENCHULARLO".
PARA QUE HABLAR DE SU SONIDO RASCAMENTE MONOFÓNICOEL CUAL TIENE UN SONIDO TIPO "POLKA RUSA"LA CUAL ,COMO TODA POLKA,SE BAILA ...A SALTOS...LO CUAL ME RECUERDA EL VIVIR A SALTOS PARA NO CAGARME LOS PIES CON LA MISERIA AJENA Y VIVIR CON UNA VISTA DE LA VIDA MAS ALEGRE.
SEGUN LO LEIDO MI PERSONALIDAD VALDRIA HOY COMO.......?UNOS $40.000...PERDON MAS BIEN UNOS $80.000 PUESTO QUE COMPRARIA DOS PERSONALIDADES ...LA MIA Y UNA PARA MI SEÑORA .LA VIDA NO ES COMO UNA CAJA DE CHOCOLATES(FOREST GUM)ES MAS VIEN COMO UNA CAJA DE CELULARES...PUESTO QUE TU AHORA,"PIDES LO QUE NESESITAS" PARA VIVIR.

Anonymous said...

La toma del liceo de Aplicación concluyó con más de 50 estudiantes detenidos, los que se suman a los aprehendidos durante la madrugada en las desocupaciones de los liceos 1, 7, 4 e Instituto Nacional. Presidente del Colegio de Profesores fue agredido

Valentina said...

Pd: Por si alguien no conoce el tema Ging Under de Evanescence, se le conoce en todos lados como Going Under jajajaja.

Claudio said...

Mi celu es una mierdi...
Es viejo, pesado, sin gracia y se le agota la batería altiro...como yo noma'

K-tron said...

El celular que yo tenía era bakan, pero fue por un tiempo no mas, ya que rápidamente quedan obsoletos.

El que tengo ahora es de la pega y es de lo mas básico.

En todo caso, ni ahí con mi celular, es verdad que algunos lo personalizan y todo eso, pero como el mío es de la pega, es lo mas impersonal que hay, ya que de tenemos ringtone´s corporativos y cosas raras.

Si tuviera uno que fuera mío, lo personalizaría.

JAJAJAJA Toy cagao no mas.

simonmazzet said...

Alguien se le debe haber caido al water alguna vez el celcular, es lo peor, o un piscinazo.

Carrie Kasabian said...

Qué tal Comunidad Culpable Frecuente!!!

Qué buen tema te mandaste, Alf...
Lo que es yo, aún tengo mi Nokia 5190 (el clásico modelo, ese negro) del año 2000, y me funciona reee bien ¿Mis Ringtones? Seis han sido (todos monofónicos): El de Chascoberto de 31 Minutos (Me cortaron mal el pelo), después fue el de los Simpsons, pero lo cambié por repetido. Y de ahí, mi repertorio siguió en este orden: Darts of Pleasure (Franz Ferdinand), Processed Beats (Kasabian... sonaba más rara la versión ringtone monofónico), Cannabis (Ska-P) y el que actualmente suena, Everybody's Changing (Keane... el que mejor suena en monofónico, de todos los anteriormente nombrados). Y además, mi saludo inicial es "Carrie Kasabian NO SE RINDE!" Esas son mis maneras de personalizar mi celular... Por ahora no pienso cambiarlo por otro, ¿para qué, digo yo?...

Y sí! Buenas canciones de apertura te mandaste, Alf! (Everlong y Un Hombre Muerto en el Ring)

Besos a toda la Comunidad...
Carrie Kasabian

Anonymous said...

Enchulama el telefono.

outsider said...

El por qué de sus reclamos es algo confuso, yo aún no logro entenderlo.

A ver, el Consejo no ha sido muy diligente y entregó un informe que parecía panfleto de supermercado y dicen los "pingüinos" que los cambios anunciados por la Pdta. y que ya se estan llevando a cabo, tal es el caso de las raciones alimenticias y el pase escolar, no han funcionado como se prometió.
Pero también sabemos que los cambios que se requieren para mejorar nuestro sistema educacional no van a venir de la noche a la mañana, hay muchas mentalidades por cambiar, hay que lograr un consenso en qué hacer, hay prácticamente que modificar nuestra cultura, entonces un apuro ante eso, no sé, este debate tomará sus 2 o 3 niveles de media (ojalá), es prácticamente imposible que para marzo del 2007 se empieze a educar bajo un nuevo sistema.

Carrie Kasabian said...

¿Cómo están todos/as por ahí?

K-tron said...

Entonces, cuál debiese haber sido la postura gel gobierno?

Francisco Reyes Oyarzo said...

Cuando te vi una vez en la Radio U. De Chile, quede pegado con tu Notebook enchulado con stickers. Debo decir ke te copié (por desgracia ¿o no?) Ahora creo que nunca voy a vender el mío por lo mismo. Un gran pedazo de plástico se hace más querible cuando tiene tu i.d.

simonmazzet said...

El tema del carnet escolar y las frecuentes luchas con los micreros también terminan causando cansancio , ese cuento que nunca termina.

Carrie Kasabian said...

¿La Barbie Etarra? Nunca la he visto, Guayec...

K-tron said...

JAJAJA, En la pega una vez se me calló el celu a la parafina.

Después de 2 días lo prendí y aún estaba vivo.

Depués de 1 semana la pantalla se fue a azul y cagó.

Era de esos "ladrillófonos"
De esos Nokia que no cagaban nunca.

simonmazzet said...

con la musica de los simpson

Carrie Kasabian said...

Y lo otro, siguiendo con los celulares... Yo quería cambiarle la carcasa de mi Nokia 5190 por un roja o burdeos... demasiado tarde...

Carrie Kasabian said...

Por una roja... quise decir (otra vez mi obsesión ortográfica)

tanastyle said...

Ringtone de la mafia...soundtrack del Padrino, monofonico, of course

Paulita said...

En mi celular sonaba "Wasted Years" de Iron Maiden... pero mejor digo sonaba por que se lo comio mi perra :S

outsider said...

Sí, la Psu ya llegó, prácticamente y, he aquí la justificación del recambio de voceros, hay algunos estudiantes que ya se dieron cuenta de eso y se han bajado del movimiento o no han apoyado las decisiones de estos, tales como las tomas, porque a esta altura del año es poco lo que se puede hacer, y en su caso, hay un gran arma en contra que es el retraso de clases y la inminente llegada de la prueba.
Y lo anterior no es una banalidad si pensamos en que este año el proceso cuenta con el mayor número de postulantes en su historia, y que las universidades no han ampliado su cupo de admisión.
O sea, el colador va a ser mayor, la prueba será más compleja.

Carrie Kasabian said...

A pito de lo que Simonmazzet dijo sobe el accidente del celular... A mí me pasó con un derrame de quitaesmalte... justo ahí estaba mi celular y se alcanzó a corromper el plástico de la parte trasera... No le pasó mayor daño, por suerte...

K-tron said...

Una vez bajé de la R&P un ringtone de Iron Maiden, 2 minutes to midnight.

Me costó $1.300, pero no importaba nada, era un ringtone de Iron Maiden.

Lo puse para ver como sonaba y era orrible, eran las mismas notas pero como 3 octabas mas arriba.

Trate que me gustara pero mis amigos me webiaban mucho así que mejor lo cambié al clásico "ring-ring"

Whimsicalsun said...

No tengo celular...pido prestado uno en la casa cuando viajo o cuando sé que voy a llegar demasiado tarde o me quedo fuera.O pido uno a los amigos cuando debo llamar.
Me pasa que pienso que antes no los necesitabamos...porque si ahora?...si,si se que en estudios o trabajo muchas veces debe estar el celular en estos tiempos.
Pero aveces se llama hasta para decir "voy llegando" ...que importa eso si antes igual nos arreglabamos de cualquier modo.
Lo de la personalidad claro...tiene todo que ver con el consumismo...pa mi es simple,me miran el bolso lleno de parches y ya sabran que me gusta.

K-tron said...

Los estudiantes deberían ser mas inteligentes.

Deberían esperar a Marzo y en la 2 o 3 semana tomar nuevamente las acciones como tomas o movilizaciones.

Pero por ahora no, están puro perdiendo el tiempo y arriesgándose a sanciones como las de Labbe.

maite said...

Bueno Alfredo... buenisimo Gustavo Ceratti :)

Valentina said...

A ver.. yo 0 (cero) problema despues de la toma de mi colegio ( que coincide con la primera vez que postie en Frecuencia snif!), estubimos en toma una semana. Aproximadamente despues de dos meses en mi colegio nos dieron soluciones.
Para el prox. año nos cambiaran el horario de clases para que las horas peludas nos toquen al comienzo y las faciles al final de la jornada. Arreglaran los horarios de salida y todo ese blabla.
El problema es que los colegios que estan cerca de nosotros estan = que antes y peor, y en vista de que nos ayudaron ene cuando estabamos en toma, nosotros nos vamos a paro cultural mañana para apoyarlos.

Y lo del pase = esta solucionado, a mi por lo menos me toca pase gratis el proximo año.

paulita said...

k tron de Iron Maiden consigue "wasted Years" o "run To The hills" esos si suenan bien

Angela said...

el síndrome Peter Pan!!!!

Sí soy culpable de tener ese síndrome!!!!!!!!!!!!!!

Carrie Kasabian said...

A pito del Consejo Asesor para la Educación... Si hace harto rato que decían que no iba a funcionar así, con tantos integrantes que parecía más la Mesa Té Club que un Consejo Asesor... Y más encima no han llegado a buen puerto muchas de las propuestas que se estaban conversando (si es que así fue)...
Pero lo meritorio, en todo caso, es que el Movimiento Pingüino hace harto rato que está dando clase... es de esperar que no se desvirtúe de su propósito...
Y como les dije hace algunos meses... VAMOS QUE SE PUEDE!!

Valentina said...

Alguien sabe si es verdad que Cerati toca en Viña el mismo dia que Lucybell???
y si es asi
que dia sería???

guayec said...

Sobre los desalojos:

http://www.hommodolars.cl/e107/news.php?extend.1181

Carrie Kasabian said...

Y a pito de las Barbies... ¿Es verdad que existió la Barbie Sadomasoquista? Una vez, hace haaarto tiempo, la mencionaron en el Portal del Web...

Whimsicalsun said...

Peter pan...
Oh...con Finding neverland de Johnny Depp quedé ultra deprimida...y eso que aun no cumplo los 25.

Saludos Alfredito...ponga a Eleven please.

K-tron said...

Vale Paulita,

A gastar plata otra vez, pero confiaré.

jajaja

Carrie Kasabian said...

Uuuuhh, Sacar la Basura!!! Hace tiempo que no la escuchaba!!!
Gracias Lewin!! :D

elyakan said...

el 31 de octubre, BERSUIT VERGARABAT, señores esta genial el ultimo disco, recomendable 100%

K-tron said...

Me acordé que tengo la cagá en la casa.

Valentina said...

Ni idea de la Barbie Sadomasoquista.
Pero si sé de la Barbie embarazada.
La Historia cuenta que en USA salio la barbie embarazada, la que desató la ira de cientos de padres que al ver que la rubia muñeca no tenia anillo, corrieron a las fabricas de mattel, a las jugueterias, etc a protestar.En fin..quedo la cagá asi que Mattel debió sacar todas las Barbies del mercado.

A si que igual que Britney, Barbie no era virgen!!Que horror!! In-my-Life!!

amanda said...

hola alfredo,madagascar y comunidad culpable en general:


Debo admitir que C/N el tema de los celulares no me lusco mucho tengo un nokia de esos ladrillo del año de la pera, como será que ya ni siquiera me acuerdo del modelo,los ringtones que tengo logicamente que son puros monofonicos ,tengo uno delos simpson que me salío gratis por una huea del canal 13,otro de keane- bedshaped,y creo que longwiew de green day y esos serían mis ringtones aparte de los que vienen en el celular (siempre pongo el toreador)

Lo que si me caraga es estarle poniendo stickers al celular


mi saludo es muy ordinario asi que prefiero no decirlo en este blogg tan honorable




ps:tengo un amigo que le pone cada ringtone a su celular que cuando salió este boom del humorista ruperto (Q.E.P.D)se mamó entera la rutina del festival de viña para poner una mierda de frase que ni siquiera me acuerdo en este momento cúal era, tan solo para que sonará como ringtone ,puta el hueon imbecil



saludos a todos/AS

Anonymous said...

que te escuche sergio lagos, lewin

Anonymous said...

mauricio...

hola alfredo porfa aplicate con un tema de mecanica popular .. cualquiera,si es "eje de infito orden", mejor .. soñar es gratis .. chau !!! saludos

K-tron said...

A mi me gustaba la Colombina!!!

Tambien me gusta la Nicole.
Un sueño húmedo?, no lo se, pero es harto bonita.

Prefiero a la Colombina.

Angela said...

Quién va a la fiesta Very Kool???

Carrie Kasabian said...

Uuuuhh, yo también había escuchado es historia de la Barbie Emabarazada, Vale... Y también había escuchado otra versión: Que a esa Barbie-mami-soltera (su nombre era Midge, como decía en el empaque), le tuvieron que crear un Ken que hiciera de marido y padre...

12:51!!! Qué buen tema de los Strokes!!

kathacoil said...

Buenas Tardes Alfredo y Comunidad Culpable...

La señorita K reportandose de la comuna independiente de San Francisco de Mostazal.. algo tarde pero llega

He tenido solo dos celulares en mi vida, pero este ultimo es de todo mi gusto, es pequeño, lo cual permite llevarlo sin mucho problema, es negro, que es mi color favorito, así que combina con toda mi ropa, y finalmente como no he encontrado un tema de Tool como ring cada vez que alguien se atreve a llamar suena un temón del Alvaro Henríquez.. Sirviente y no PAtrona.

Asi que ando chocha con mi celu por la vida... jajajaja

PD. Lei la entrevista a Colombina PArra en el mercurio, se mando la mansa frase... "yo no me siento una hoja de esa parra" al referirse a su archi conocida familia.
Y NOTICION.....LOS EX VUELVEN A GRABAR....YO FELIZ PORQUE SOY UNA ADMIRADORA DE SU TRABAJO, EL CAIDA LIBRE ES UN DISCAZO

Saludos a todos los culpables...

K-tron said...

Durante todo el mes de diciembre puse "Un año mas" de Tommy Rey.

Al comienzo era bakan, todos se reían, pero por ahí por el 15 de diciembre ya todos me querían pegar

outsider said...

"la irrupción de las rockeras chilenas"

... Nicole? no sé, ella se me hace a pop, a elcetro-pop, no a rock, por mucho que salga en las fotos con una guitarra.

Estoy viendo dicha portada y pienso que quizás es necesario una generación de rockeras chilenas (onda PJ Harvey), más que estén irrumpiendo (las caras del reportaje, porque se comieron a 3 personas en la portada) no se me hace a eso.

amanda said...

uhhh... que buena!! under pressure

mars voltariano said...

ola de nueo alfredo felicitarte por el programa q ase con tanto esfuerzo i sudor( eso espero jjeje)

si es q sigue vigente lo de minutos de descuentos q no estaria nada de mal qero pedir ASILOS MAGDALENA DE MI BANDA FAVORITA advine cual sino cualqera de jeff buckley

amanda said...

puta, todvía no puedo creer que sea verad esa huea de la barbie embarazada


como puede haber gente tan hueona en este mundo...

Alma said...

el mío es un economico blue de samsung de los primeros que salieron medios plateados... mi ringtone es el Aces high de Iron Maiden... y no necesito más... ni cámaras ni mp3 ni nada...
si en el fondo lo necesito para hablar nada más...

saludos culpables...

Deskalibraciones said...

hola a todos los culpables!!!!
mas vale tarde k nunka!!!
deskalibraciones se reporta

los ringtone
los que tengo actualmente es el de franz ferdinand- take me out

y mis los ring guardados son:

iron maiden - 2minute
metallica- frantic
nirvana- come as your are

saludosss a todosss

Carrie Kasabian said...

The Killers!!! Qué buena!!
When You Were Young... gracias Alf!

invader! said...

Holas comunidad fre...culpable!
Alfredo y quien este colocando musica!

Em...sentimientos encontrados con el post...porque si de cierta manera la personalidad es como uno quiere que sea...en los celulares no es tan asi...para empezar si quiero una cancion y no tengo ni plata, ni editor de sonidos, o un buenisimo amigo que me lo pueda mandar...simplemente no tendre el sonido. Aunque con el exterior del celular...ahi puede que si...al menos yo lo tengo rayado con lapiz pasta, plumones, rayado, y con pequeños choques (lo tiro hacia arriba cuando me aburro, creo que lo hago por que es un celular de esos ''viejos'' como del 2001, un nokia con antena!)

Mi ringtone...NOKIA TUNE...jajaja
y mi gran sueño era tener el maldito editor de sonidos (claro que dan ganas...ringtones gratis!)...pero el mio no lo tiene!!

Eso por ahora!!
Saludos a todos!!

kathacoil said...

Hey

Que buena Banda The killers... un placer adquirido, no fue amor a primer oido, pero de a poco le tome el gustito esa voz tan caracteristicas y a esas sonoridades tan refrescantes..

The killers la llevan

maite said...

Oye Alfredo sera que algun dia Jeff Buckley puede ser artista de la semana?

Una humilde pregunta de una humilde radioescucha en la lejania...

Carrie Kasabian said...

A todo esto, en los Nokia 5190 (a.k.a. el "ladrillófono") sólo se les puede poner un ringtone personal a la vez... O sea, el anterior ringtone es reemplazado por el nuevo... A mí me pasó, al menos...

Anonymous said...

grande the killerss¡¡

maite said...

en enero se presentan The killers, tool, muse, jet, entre otros aca en auckland... y la entrada solo cuesta 110 NZ dolares... esta regalada!!

invader! said...

Jajaja con el tema me acorde del tipico compañero de colegio que llega con un celular de ultimo modelo hasta con ducha...

Todos alrededor de el viendo el celular...

En mi curso pasa algo asi con un compañero que tiene un N-GAGE lleno de juegos...tipo 1:00....todos pidiendo el celular para jugar Worms, Need for speed, etc...

Yo no...soy fiel al pinball y snake II de mi celu!!

maite said...

hablando de the killers oye alfredo es verdad que son mormones?

Carrie Kasabian said...

Una vez leí en la Rolling Stone Chile una entrevista a James Blunt (el mismo de You're Beautiful...), y él decía más o menos así... "The Killers son geniales. Hot Fuss tiene varias canciones buenas"

Y sigo diciendo... James Blunt tenía razón...

Anonymous said...

ojo con que en la pagina de la rocka en la encuesta no estan deacuerdo con el paro de los escolares, por el momento, pero una pregunta personal a alfredo, y el rock chileno? porfa que muchos son fanaticon de grandes grupos como rekiem o weichafe, quero saber noticias

Angela said...

ALFREDITO-ITO-ITO

VAN A REGALAR ENTRADITAS-ITAS-ITAS

EN EL PROGRAMITA-ITA-ITA ?????


PARA FIESTA VERY KOOL!!!!!!!!!!

Carrie Kasabian said...

A pito de los celulares, el pololo de mi prima-hermana mayor pasa cambiando el celular (casi todos los años)... Según él, ha tenido como unos 8 ó 9 modelos distintos antes del actual... El suyo es uno de ésos que tienen hasta cámara (de fotos), y hasta se pueden mandar mensajes multimedia (incluso ringtones)...

amanda said...

si tengo que escoger x un juego de celular me quedo lejos c/n el de snake (en cualquier versión)

nunca me he aburrido de ese juego y no creo que me aburra tampoco

outsider said...

wowwwwwwww!
Wanted!!!! excelente!

gracias

Deskalibraciones said...

waa
podrian torkar tears of the dragon porfis!!!!!!!!!!!!!

Angela said...

Será posible q regalen algunas entradas para la fiesta Very Kool???

Te lo pide esta profe con un sueldo miserable y muchas deudas q pagar!!!!!!

(ya me puse llorona, jajaja)

Alma said...

sí los the killers son mormones...

hay para todo y para todos...

Cristian Acevedo R. said...

hola niños!!!!!!!!! i'm back...... saludos a todos quienes me extrañaron y bueno....yo no puedo opinar sobre la "personalizacion" del celular porque no tengo.....snif...snif...asi que eso.....

outsider said...

Alfredo, este año se cumplen 20 años del lanzamiento de ese disco (Slippery When Wet) y nadie lo ha mencionado.
Para mí no es el "gran gran gran" disco de Bon Jovi, está reñido entre ése y el "New Jersey " (que es como más maduro), pero aún así SWW se recurda por su gran número de ventas y, particularmente, por temazos como ese y "Livin' on a Prayer"

fucho said...

Que tal dinosaurio Lewin. Como estamos.
Lei por ahi que pedían rock chileno. Rockaxis 50 viejo, en kioskos. Subí hasta la portada en mi blog. Está deluxe. De verdad...

outsider said...

1986

Alma said...

hablando de powerballads porque no pones a Dokken con Alone again...uta ke es bueno ese tema!

Anonymous said...

yo le puedo poner solo 3 ringtones ami celular

a ndie interesa pero igual lo digo

Carrie Kasabian said...

Qué buena, Maite... The Killers en Auckland (debe ser harrrto bueno ese panorama)... ¿y cuándo vendrían a Chilito, digo yo? A todo esto, ¿cómo está el tiempo allá? Lo que es aquí, está medio frío...
Pásalo Wonderful! :D

maite said...

ahh gracias por la r4espuesta alma!

Anonymous said...

esta genial la portada fucho la acbo de ver ta re buena

Anonymous said...

mmm... vale esta wueno la revista... vale me la voy a comprar

Deskalibraciones said...

ehhhhhhhhh llego dj cheester!
saludos!

Carrie Kasabian said...

Acabo de ver la portada de la RX 50, Fucho... está reeee buena! Digna de comprarla, digo yo... :D

Cristian Acevedo R. said...

hola Deskalibraciones!!!!!!!!!!!!!

CARLOS said...

MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -

amanda said...

saludos al dj cheester


uhhh...vamos a tener programación hoy


o no??

maite said...

gracias karrie!! la verdad es que me parece increible es un festival que se hace una vez al año en la mas estilo woodstock... es todo un dia y se presentan mas de 10 bandas... este año esas son algunas de las bandas...y puedes creerme que solo cuesta 38 lucas la entrada :)

ps: el tiempo esta igual que en chile y es super cambiante en auckland porque es una ciudad puerto

Carrie Kasabian said...

Sííí... yo había visto ese reality de Dave Navarro con Carmen Electra... El medio show... a todo esto, ¿en qué año se casaron? Como dicen por ahí, algo se le adelantó a la muerte... uuuhhh...

outsider said...

Maite, considérate afortunada, bueno yo ya te considero afortunada.
Tener a tal cartel en tu país de residencia... ya lo quisieramos unos cuantos aquí. Esa es la suerte del que no vive de la Petition Online

Cristian Acevedo R. said...

hola amanda!!!!! y qué le pasa al suversivo que quiere matar a copano?

Carrie Kasabian said...

Qué tal DJ Cheester y Deskalibraciones! Que estén reee bien :D :D
Está reee bueno el programa, por lo que he escuchado... ;D

Deskalibraciones said...

que tal chikos!!!!!




woooooooooo weichafe
la kagó
k ondero!!!!!!!!

Carrie Kasabian said...

¿Y todavía descargan contra Copano?

Anonymous said...

Lewin
Ya no le lleva tracklist?
hace tiempo que ando buscando el nombre de esa cancion de Bon Jovi

CARLOS said...

MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -

Cristian Acevedo R. said...

hola carrie.....duda idiota....el tema de strokes era el hard to explain? o no ...me confundo...gracias al aporte

amanda said...

PORQUE TANTO ODIO C/N COPANO??

maite said...

si outsider ... me considero afortunada de estar viviendo aca donde pasan muchisimas cosas interesantes musicalmente hablando... el unico problema es que despues de navidad me voy a recorrer new zealand en auto con mi pololo y no se si estaremos de vuelta el 19 de enero que es la fecha del festival... pero yo quiero irrrrrrrr!!!

outsider said...

Usuario Anónimo, esa canción de Bon Jovi se llama "Wanted Dead or Alive".

Carrie Kasabian said...

DJ Cheester, el tema que tocaron de The Strokes es 12:51

Angela said...

Hola Cristian....por q no me saludas a mi???

jajajajajajajaja

Cristian Acevedo R. said...

ta bien que los desalojen si a estas alturas es medio tirado de las mechas que esten protestando....lo malo fue que labbé no los va a dejar matricularse en NINGUN colegio de Providencia...eso es mucho....labbé retutetutate....

gonzalo311 said...

.
..
...

hola maite

yo = voy al big day out, vale por responder en mi blog.

creo que me voy por alla por nov a n. zel, keria ir antes a pearl jam el 11 de nov a australia pero ta muy encima.

saludos

...
..
.

Carrie Kasabian said...

Ufff, todo el espacio que se gastan en descargar contra Copano...

Deskalibraciones said...

que onda kon kopano?

Angela said...

QUÉ BUENA CANCIÓN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

NIN RULES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

outsider said...

Y pensar que, excepto por este año, esa elección del consejo de seguridad pesa menos que un paquete de cabritas. Ojo, no el cargo, que es de más peso que la misma asamblea incluso, sino la atención medíatica hacia la votación.

ps: esa canción de NIN es buenísima

maite said...

que buena... ahi estamos en contacto!!

Cristian Acevedo R. said...

perdon angelito....no la habia visto......un cordial saludo entonces pues...no se me sienta..offfff grande NIN no paulina....este video es la patá.....y bueno algun avance en la fecha del meetin?

fucho said...

puta el weon k le tiene mala... es copano nomas, no bush

gonzalo311 said...

que vola con copano?,

amanda debe estar de muerte...

jaja
...
..
.

Carrie Kasabian said...

Voy y vuelvo, chicos/as... voy a tomar tecito, a esta horita...

simonmazzet said...

Tengo casi todos los cds de Nine Inch Nails, antes escuchaba más.

Cristian Acevedo R. said...

gracias carrie....

outsider said...

el 28, está ultra confirmado, lo que no se sabe es la hora y el lugar

gonzalo311 said...

y no ke era en la piojera?

faust_148 said...

olle al que odia a Copano, escucha esta cancion So What

Valentina said...

Me pregunta para Carlos es la siguiente: Ok. muerte a Copano y? onda estas como por 8 horas perdido de programa.Bueno y si te molesta tanto usted mismo esta dando una "solucion" Hagalo usted mismo y ya vera que con tanto llanto se reirá...

Ah y lo ultimo, Anda a huear a otro lado, que seremos los culpables de todo, pero de la fuga de la Rock & Pop, por lo menos yo no me hago cargo.

La Agresor 2.0

Cristian Acevedo R. said...

outsider...malo está que aun no tengan hora ni lugar.....jajajaja y alfedo aun no se pronuncia junto a filitos.....al parece voy aterminar celebrando solo mi cumpleaños ese dia

outsider said...

por lo menos yo, no he leído de lugar confirmado hasta el momento (ni de hora tampoco)

Angela said...

NOS TENEMOS QUE JUNTAR PUES....POR ÚLTIMO NOS REUNIMOS EN LA PLAZA ITALIA Y DESDE AHÍ VEMOS ADONDE LLEGAMOS...

AUNQUE SEA UN SUCUCHO!!! JAJAJA

Cristian Acevedo R. said...

buena respuesta valentina...jajaja....demas...ese muerto no lo cargamos nosotros....jajajaja

hagalo usted mismo y viva contento

por cierto....cristianacevedo.blogspot.com está actualizado...fresquito...recien salido del horno....

Alma said...

ke lata el pajarito que desea muerte a copano... ¿no habrá leido que lo que uno desea se te devuelve? es la ley de la vida anónimo...a propósito de vida... debería comprarse una...

latetitademaura said...

olle Cristian Acevedo R estas de cumple? feliz cumple

amanda said...

JAJAJ NO ESTOY DE MUERTE TAMPOCO GONZALO

LO QUE ME DÁ RABIA ES QUE NO SÉ PARA QUE MIERDA SIGUEN HUEVIANDO C/N LS HUEAS DE LOS DESPIDOS SI YA ECHARÓN ALOS QUE TENÍAN QUE ECHAR Y PUNTO,NO CREO QUE X ESTAR ESCRIBIENDO HUEAS EN EL BLOGG VAYAN A REGRESAR


ES MI HUMILDE OPINIÓN

gonzalo311 said...

angela tiene mi apoyo...

= como ke esta siendo medio dilatado el asuntillo.....

gonzalo311 said...

a mi = me carga copano pero ahi a perder el tiempo pa tirarle mierda...

no se...

Angela said...

GRACIAS POR EL APOYO GONZALO311!!!

amanda said...

LATETITADEMAURA???

jajaaja PUTA LA HUEA CHISTOSA

Cristian Acevedo R. said...

ya el remezon pasó...como han pasado varios en la historia de la radio....y bueno...gracias por los saludos de cumpleaños. adelantados.... y bueno ...a mi no me gustaria llegar a plaza italia a ver qué hacemos....me ha pasado antes y nunca estan todos contentos...es mejor planificar algo bien...es mi humilde opinion....pero si no hay otra alternativa...le damos no mas...saludos

Deskalibraciones said...

alo???????
cumpleaños de dj cheester?

Angela said...

ENTONCES A Q LUGAR VAMOS???

YO YA PROPUSE EL OTRO DÍA...PERO NADIE ME PESCÓ...snif snif

Cristian Acevedo R. said...

ah?

gonzalo311 said...

hola descalib como va la encuesta diferente???

Cristian Acevedo R. said...

yo propuse el perimetro para seleccionar el local..y tampoco me pescaron...falta decision.....donde "Pancho causeo" no mas....jajajajajaja

CARLOS said...

SO SORRY
VUELVO A MIS MP3
CAMBIO Y FUERA
ROKA

Angela said...

Propongo el Classic Rock, está al lado del metro Santa Lucía...
es un sucucho, pero qué se la a hacer!!!

Cristian Acevedo R. said...

el disco "shine on" salió el 3 de octubre...

Anonymous said...

MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -
MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -

MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -
MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -

MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -
MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -
MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -
MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -

Cristian Acevedo R. said...

y el 777?

outsider said...

oh, horrendo!...
lo que hace el ocio

Pino-shit said...

puta el culiao osioso ...dale con el guea de copano.....haste cargo y matay de una o por ultimo dejale los mismos mensajes en los blogs de copano no vengay a gueaviar acá,....tonto y la conchetumadre . y la puta que te parió

amanda said...

exactamente outsider

y más encima ocupan casi todo el espacion en poner esa mierda

gonzalo311 said...

puta el saco wea...

Anonymous said...

-¿quién xuxa es el dj cheester?-


- alguien dgme

outsider said...

esa portada está buenísima, al más puro estilo de la pasada edición aniversario de la Rolling Stone

Deskalibraciones said...

k pasa gonza311!!!!!!!!!!!!!!!

ya vuelve en cuakkier momento la enkuesta diferente!!!!!!!!!! jajaja

fucho said...

bueeeeeeena Jefe, buena jugada...

Cristian Acevedo R. said...

entonces en qué quedamos pal meeting?

Carrie Kasabian said...

Uh, recién volví (con el tema de The Datsuns de fondo)

¿Otra vez el que desea muerte a Copano? Tanto espacio que se gasta aquí...

amanda said...

la portada se ve re buena x lo que pude ver en el blogg de fucho

Carrie Kasabian said...

El DJ Cheester es como le dicen a Cristián Acevedo (a quien pregunta)

Carrie Kasabian said...

Sííí, pues, que fijen luego el lugar y la hora del meeting, please...

Cristian Acevedo R. said...

y bueno...llegó el final del progrma y hoy.......tenemos progmracion!!!!!!!!!!!

Los Culpables de Todo martes 17 octubre
-Foo Fighters “Everlong”
-Los Pettinellis “Hombre muerto en el ring”
-The Ramones “Sheena is a punk rocker”
-Green Day “American Idiot”
-Gustavo Cerati “La excepción”

-The Vines “Don’t listen to the radio”
-Ex “Sacar la basura”
-The Strokes “12:51”
-Queen “Under pressure”
-The Killers “When you were young”

-Bon Jovi “wanted dead or alive”
-Panic Channel “Why cry”
-T-Rex “20th century boy”
-Weichafe “me voy a encerrar”
-Nine Inch Nails “Closer”

-Jet “are you gonna be my girl”
-Jet “come on come on”
-Jet ““Holiday”
-Arctic Monkeys “I bet you look good on the dancefloor”
-The Datsuns “Girl’s best friend”


saludos a todos los frecuentes culpables...

carrie....deskalibraciones...gonzalo311....amanda....angela....outsider....valentina...kathacoil

alfredo...

Deskalibraciones said...

chausit a todos los frecuentes
hasta mañana los deditos


bye!!!

maite said...

eehhhh!!! sipis
voy!!

Valentina said...

Chao Frecuentes Culpables de mmm..Casi todo.
Besos!
Chauz!

Carrie Kasabian said...

Se termina el programa de hoy... pero seguimos mañana, con más golpe vitamínico musical! :D

Estuvo reee bueno el Show :D

Besos a toda la Comunidad Culpable
Chaucito Baby! Carrie Kasabian

outsider said...

bueno gente, será hasta mañana, se cuidan, bye

ps: si pues, se esperara (y agradecerá de sobremanera) un especial de los de Jersey

amanda said...

adios culpables nos estamos escribiendo mañana si esque puedo.....


ojalá se acuerde luego lo del meeting para saber si esque puedo ir o no


saludos a todos


gracias x la programación dj cheester

Angela said...

hasta mañana o pasado!!!

espero q antes del 28 nos pongamos de acuerdo en el lugar!!!

Besos

Cristian Acevedo R. said...

blog actualizado hoy...fresquito...

cristianacevedo.blogspot.com

gonzalo311 said...

y el meeting kedo en....

nada...

ya cuidense y chao a todos ang, aman, carr, desc, val, acevedo y anonimo ke odia a copano(no escribai mas weas saco wea).

saludos a toos.

Valentina said...

Ah y Dj Cheester milretechorrocientas gracias

outsider said...

gracias por la programación Cristián, y sí veamos pronto lo del meeting que es el día 28

Carrie Kasabian said...

Y lo otro antes de dejar el espacio (por hoy)... Gracias por postear la programación, DJ Cheester!

(PD para Gonzalo311: Buena parada de carros al anónimo-odia-Copano, te felicito, man!)

Roberto Carreño said...

¿Te parece que Colombina no es una Mujer del rock?

bueno, si DIVA según tu era rock....no estamos en la misma sintonía

Más mesura Señor, si hasta Pj Harvey es una figura pop...

Cristian Acevedo R. said...

no me toquen a Polly Jean harvey.......cuidadito...jjajajaja

Anonymous said...

Tengo dos ringtone, q creo personifican comletamente mi "celularnidad", uno de ellos es be quick or be dead (obvio maiden), y a mi hija cantando
"CHA,CHA,CHA,CHA,CHA,CHA,CHA CHA,CHA CHAN... QUIERO TOCAR LA GUITARRA, Y YO HACER SCRATCH....
q más se puede pedir????


ericktoff....

pato said...

Podrian hacer un especial de U2

Anonymous said...

token keane pliss saludos alfredo...

Anonymous said...

algo de anthrax........

Anonymous said...

de que pelicula era la canción de Beck, Everybody's Gotta Learn Sometimes ????

brajan said...

Copante estamos buscando en cualquier lugar y en cualquier momento nuestro cerebro solo trabaja para matar a copano
¡CUIDATE! COPANO DEL DEMONIO.
MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO -MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO - MUERTE A COPANO.
AHORA SI TE PUEDES SENTIR MUY QUERIDO LOGRASTE QUE UNA MINORIA TE ODIARA EN BUENA ONDA CHAO COPANO.

Anonymous said...

yo tengo arotomota de drem thater
y es bacan

wladimir said...

http://www.fotolog.com/wladiuis

hola hola q tal, yo tengo un ringtone de un tema q sali en los simuladores, y no tengo otro porq mi celular es muy basico,monofonico ,pantalla azul,pero igual le hice unos temas en el editor,ya q me tenia q aprender una melodia para solfeo cantado jajaaj
igual fue util,a pesar de ser un celular basico,salio bastante bueno,ya que se fue en el lavado de ropa,o sea se lavó,enjuagoi y centrifugó,y aun sigue funcionando ,no me recuerdo el modelo ,pero es un motorola,medio ovalado ,salio bueno el aparato,motorola la lleva.
chau alfredo saludos